Alimentación complementaria: Todo sobre el método BLW

El método tradicional para introducir otro tipo de alimentos en la dieta del bebé, además de la leche materna, consiste en ofrecerlo en presentación de papillas o triturados, muchas veces mezclados o licuados para garantizar una textura suave, con el fin de evitar atragantamiento. Contrario a esto, el método BLW consiste en ofrecer todo tipo de alimentos en presentaciones corrientes al bebé, es decir, como normalmente los preparamos y comemos los adultos; se ha demostrado que ofrecerle estos alimentos al bebé, en las presentaciones adecuadas, resulta muy beneficioso y contrario a que se creía anteriormente, no corre mayor riesgo por atoramiento.

La introducción de este método, así como cualquier otra técnica para dar inicio a la alimentación complementaria se debe hacer a partir de los 6 meses de vida del bebé.

Ventajas del método BLW

  • Permite al bebé explorar los alimentos con libertad, propiciando su curiosidad y permitiendo el descubrimiento de la textura original de los alimentos.
  • Permite la autonomía y el autocontrol del bebé la hora de comer.
  • El niño participa de forma activa en la mesa.
  • Permite introducir desde el inicio de la alimentación complementaria, casi todo tipo de alimentos, lo cual garantiza una nutrición completa.

¿Qué alimentos ofrecer?

Son pocos los alimentos contraindicados en el primer año de vida del bebé. Idealmente se le deben ofrecer una gran variedad, frutas, verduras, granos, cereales, carnes.

Presentación:

Lo ideal es ofrecer estos alimentos en tamaños y formas que el niño pueda tomar con la mano fácilmente y llevarlos a su boca. Una buena medida es el largo y ancho de un dedo, en esta forma el niño podrá tomar y explorar el alimento entre su mano e introducirlo a su boca, se puede contar en trozos pequeños y dependiendo la textura de los alimentos, ofrecerlo en raciones más grandes o más pequeñas.

¿Qué alimentos evitar?

Durante los 6 primeros meses de la alimentación complementaria, es decir, hasta el primer año de vida del bebé, se deben evitar cierto tipo de alimentos que representan un riesgo para el organismo aun no totalmente desarrollado del bebé o bien porque representan mayor riesgo de atragantamiento, como los frutos secos enteros, estos se pueden ofrecer únicamente triturados.

Otros alimentos a evitar:

  • Dulces, azúcar, estevia u otros endulzantes: no son necesarios y no aportan nada a la nutrición del bebé.
  • Sal, leche entera, miel, panela: El organismo del bebé no ha madurado lo suficiente para procesar estos alimentos.
  • Huevo tibio, blando o cualquier alimento a medio cocinar: los alimentos a media cocción pueden contener bacterias que el organismo del bebé no está preparado para recibir.
  • Espinacas o acelgas: Se deben evitar estos alimentos por su alto contenido de nitrato. Se recomienda un suministro de máximo 27 ml por porción y con una frecuencia moderada.
  • Jugos: Se deben evitar estas bebidas ya que no tienen un aporte nutricional de valor para el niño, sin embargo, pueden llegar a causar llenura y desplaza el consumo de alimentos que sí son necesarios en su dieta.

El método Baby Led Weaning se basa en el respeto, la autoconfianza, la autonomía y el amor. Es importante que los padres le brinden al bebé un ambiente propicio para que el desarrollo de la curiosidad que incentiva la exploración de los alimentos. Se ha demostrado que este método resulta mucho más efectivo que los métodos tradicionalmente usados para dar inicio a la alimentación complementaria.

Este articulo Todo sobre el método BLW  ha sido elaborado bajo las respectivas recomendaciones de nuestra embajadora Dra. Diana Salazar Médica Nutrióloga, especialista en nutrición materna e infantil.

DIANA SALAZAR

INSTAGRAM:  @nutriendomibebe

Dra. Diana Salazar
Nutrióloga
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

Te puede interesar…