Métodos para el inicio de la alimentación complementaria. ¿Cuál elegir?

Reproducir vídeo

Una de las preguntas más frecuentes al iniciar la alimentación complementaria es cómo brindar los primeros alimentos al bebé. Recuerda que se recomienda esperar hasta los 6 meses y el bebé debe cumplir con algunas características en cuanto al desarrollo neurológico y psicomotor.

Hasta hace algunos años las papillas y purés eran casi el único método conocido para iniciar esta etapa, en la actualidad se contemplan otras formas de brindar los primeros alimentos al bebé. Aquí te contamos en qué consiste cada uno y sus principales diferencias.

Método tradicional o papillas

Este es el método más conocido y sigue siendo uno de los preferidos por muchas familias. Consiste en brindar los alimentos al bebé en consistencias blandas tipo compota o puré. En este caso es el cuidador quien alimenta al bebé con cuchara, es decir, de manera inducida, en las cantidades que el cuidador lo desee.

A medida que el bebé crece, la textura se va modificando gradualmente a consistencias más sólidos.

BLW

Baby Led Weaning es un método popularizado en los últimos años. Permite al bebé autorregularse. Se disponen varios trozos de alimentos en un plato y es el bebé quien elegir cuáles alimentos tomar y qué cantidad comer de los mismos, a su propio ritmo.

Los alimentos se presentan en cocciones comunes, cortes y texturas adecuadas de fácil masticado.

Aquí el bebé tiene un papel activo en la mesa, este método permite autonomía y el conocimiento real de los alimentos.

blw

BLISS

El BLISS viene a ser una versión más reciente del Baby Led Weaning. Se puede entender como una combinación entre papillas y BLW, y nace en vista de que este último método tenía algunos inconvenientes, como la deficiencia de hierro en la alimentación del bebé.

Consiste en ofrecer alimentos en texturas y cortes adecuados según el desarrollo del niño, estos deben tener un tamaño adecuado para evitar atragantamientos. Se recomienda brindarlos en cortes largos y anchos como el tamaño de un dedo índice, con el fin de que el bebé pueda agarrarlos con su mano y llevarlos a su boca, la consistencia debe ser blanda.

En BLISS se recomienda no ofrecer más de cuatro o 5 alimentos diferentes en cada comida y hace especial énfasis al indicar que en cada plato se deben incluir alimentos que cumplan las siguientes premisas:

  1. Un alimento rico en energía, es decir, carbohidrato o grasas.
  2. Un alimento rico en hierro, bien sea de origen vegetal o animal.
  3. Una fruta o verdura

¿Cuál método elegir?

Es importante que, en lo posible, se consulte un nutricionista o asesor de alimentación complementaria para que valore el desarrollo neurológico del bebé, evalúe si tiene algunos requerimientos nutricionales especiales y se alinee con las preferencias del bebé y los gustos familiares. Todos estos aspectos influyen a la hora de elegir cuál es el método más indicado.

Independientemente del método elegido, siempre es importante tener en cuenta 3 pautas fundamentales:

  1. La introducción de alimentos se debe hacer de manera paulatina, con naturalidad, respetando y los ritmos del bebé.
  2. Entre los 6 y 12 la leche materna seguirá siendo su principal fuente de nutrición.
  3. Es importante ofrecer variedad para garantizar un aporte nutricional completo e, igualmente, permitir la exploración, el descubrimiento de formas, consistencias, colores y sabores.

«Alimentación complementaria. En qué consiste cada método y cuál elegir»  ha sido elaborado bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Paula Solano Pediatra y asesora de lactancia.

DRA: PAULA SOLANO

INSTAGRAM:  @drapaulasolanopediatra

Dra. Paula Solano
Pediatra

Comparte este articulo

Te puede interesar…