Segundo mes del bebé: Dolor al amamantar

Segundo mes de lactancia: Las claves de la lactancia materna sin dolor

La etapa de lactancia ha sido una experiencia mágica de apego con tu bebé, pero es normal que a veces las cosas se compliquen. Si sientes dolor, ardor, congestión o cualquier tipo de molestia, no lo dejes pasar, actuar a tiempo es la clave para disfrutar de la lactancia y garantizar un proceso exitoso.

Este tipo de complicaciones se presentan en un gran número de mamitas y se dan por diversas razones que muchas veces pueden solucionarse rápidamente con algunas indicaciones.

Complicaciones durante la lactancia

Mal agarre:

El primer paso es verificar un correcto agarre. Recuerda que tu bebé debe abrir muy grande la boquita y prenderse no solo del pezón, si no abarcar la mayor parte posible de la areola. Si sientes dolor o incomodidad, no pases por alto esta sensación, inténtalo y corrígelo cuantas veces sea necesario para evitar complicaciones mayores como grietas o heridas.

Si sientes una especie de corrientazo o dolor en lo senos en los primeros segundos que tu bebé empieza a succionar, esto se debe a la «subida de la leche», no hay nada que debas hacer respecto a esto, durante la toma esta sensación desaparecerá.

Congestión mamaria:

Si presentas hinchazón, sientes los senos pesados con una sensación de calor, enrojecimiento y presentas dolor, es posible que tengas una acumulación de leche.

Si presentas todos estos síntomas, sigue minuciosamente los siguientes paso a paso

  1. Pon compresas de calor o aplica agua caliente directamente de la ducha sobre los senos.
  2. Realiza masaje sobre el a seno afectado procurando enfocarte en la zona donde sientas bolitas o mayor endurecimiento.
  3. Realiza una extracción de leche, preferiblemente pon a tu bebé a succionar. También puedes recurrir a un extractor o hacerlo de forma manual.
  4. Por último, aplica compresas de agua fría sobre el seno afectado.

Realiza estos pasos en este orden cuantas veces al día sea necesario. Esto ayudará a prevenir una complicación mayor como una mastitis.

No produzco suficiente leche

En la mayoría de los casos esto es solo una falsa percepción. Si tu bebé gana el peso adecuado y es alimentado a libre demanda, no debes preocuparte.

¿Tu bebé llora demasiado o se despierta muchas veces en la noche?

Recuerda que tu bebé llora por muchas razones, no solo hambre. Además, el seno representa apego, protección, tranquilidad y amor, es su lugar más seguro, es normal que quiera permanecer ahí aun cuando esté satisfecho.  Igualmente, tu bebé aún no tiene los ciclos de sueño definidos como los de un adulto, por lo que los despertares nocturnos para pedir alimento continúan siendo frecuentes. Ten paciencia y no renuncies a pesar del agotamiento.

Consejos para llevar una lactancia exitosa

  • En los primeros meses debes estar más al tanto del agarre, una vez tu y tu bebé han aprehendido la técnica correcta, será un proceso automático.
  • Si presentas grietas, procura dejar los pezones al aire libre el mayor tiempo posible y aplica un poco de lanolina.
  • Hidrátate lo suficiente y lleva una alimentación natural y balanceada.

En Gestar con Amor estamos aquí para acompañarte y resolver todas tus dudas durante esta mágica etapa. Esperamos que esta información sea muy útil para prevenir y tratar posibles complicaciones. Recuerda que dentro de dos semanas recibirás más consejos e información sobre el desarrollo y cuidado de tu bebé.

 

Esta información ha sido elaborada bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Paula Soalno Pediatra y asesora de lactancia.

DRA: PAULA SOLANO

INSTAGRAM:  @drapaulasolanopediatra

Dra. Paula Solano
Médico pediatra

Comparte este articulo

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Te puede interesar…