¿Qué es la alimentación complementaria y cuándo iniciar?

La alimentación complementaria es definida por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como cualquier líquido o sólido diferente a la leche materna. La Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica mencionan que es cualquier alimento líquido o sólido diferente a la leche materna o formula infantil.

La leche materna es el alimento ideal para un bebé, idealmente debería darse de manera exclusiva hasta los 6 meses de edad, introduciendo alimentos complementarios a partir de los 6 meses de vida.

A partir de los 6 meses de edad empiezan a aparecer unas brechas de nutrientes y de ahí la importancia de iniciar el consumo de esos primeros alimentos. Ya que es una etapa de altos requerimientos de energía y nutrientes, fundamentales para un adecuado crecimiento y desarrollo de todos los órganos y sistemas.

El período de alimentación complementaria comprende desde los 6 meses de edad (o desde el inicio del consumo de esos primeros alimentos, en el caso de iniciarse antes) hasta los 24 meses de edad y es un período de transición a la incorporación a la mesa familiar.

En esta etapa empieza la malnutrición, la cual afecta en mayor medida a niños menores de 5 años. “La OMS calcula que en los países de ingresos bajos dos de cada cinco niños tienen retraso del crecimiento.”

¿Por qué empezar a los 6 meses?

La OMS recomienda lactancia materna hasta los 6 meses de edad y a partir de este momento iniciar la alimentación complementaria. La Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica mencionan un rango para iniciar la alimentación complementaria entre la semana 17 y la 26 de vida, es decir, entre el 4to y el 6to mes, para inicio de esos primeros alimentos.

De ahí la importancia de individualizar cada caso y dar prioridad al consumo de leche materna de forma exclusiva hasta los 6 meses de edad.

Poco a poco el bebé va a ir desarrollando habilidades que le permitirán alimentarse, además de su desarrollo óptimo inmunológico, digestivo y renal que le permite hacerlo con seguridad.

Todos los bebés se desarrollan a una velocidad diferente, sin embargo, cerca de los 6 meses de edad, es probable que tenga las siguientes habilidades:

  • Tendrá interés por los alimentos y curiosidad por ellos.
  • Coordina ojo-mano-boca, lo que le permite llevarse los objetos y alimentos a la boca.
  • Desaparece el reflejo de extrusión.
  • Se sostiene sentado con o sin apoyo.
  • Ya sostiene su cabeza.
alimentación

¿Por qué empezar a los 6 meses?

Además de que la leche materna es el único alimento que provee todas las necesidades nutricionales del bebé durante los 6 primeros meses de vida, es importante que su organismo haya madurado a nivel neurológico, renal, gastrointestinal e inmune.

Para dar inicio a la alimentación complementaria resulta necesario que el bebé haya adquirido destrezas psicomotoras para manejar y tragar de forma segura los alimentos.

A partir de los 6 meses el bebé:

  • Sentirá interés y curiosidad por la comida.
  • Será capaz de tomar la comida con la mano y llevarla a la boca.
  • Será capaz de sentarse y mantener una postura con apoyo.
  • Ya no presenta el reflejo de extrusión. Este reflejo permite a los pequeños expulsar de su boca cualquier alimento que no sea líquido o diferente al del sabor y olor de la leche materna.

¿Y qué pasa si inicio antes de los 4 meses de edad?

Anteriormente se mencionó el rango de edad en el que podría iniciarse la alimentación complementaria y la importancia de individualizar cada caso. Pero entonces, ¿qué pasaría si estos primeros alimentos se dan antes de los 4 meses de edad?

 

  • Mayor riesgo de deficiencia de nutrientes
  • Destete precoz
  • Mayor riesgo de alergias alimentarias
  • Riesgo de infecciones intestinales
  • Riesgo de atoramiento
  • Desplazamiento del alimento principal (leche materna) y con ello carencia de nutrientes
  • Mayor riesgo de sobrepeso.
  • Predisposición a presentar dermatitis atópica.

¿Y si se inicia después de los 6 meses?

La alimentación complementaria no debe retrasarse más allá de los 6 meses ya que puede tener efectos en la salud del bebé tales como:

  • Riesgo de deficiencias nutricionales, ya que la leche materna ya no cubre todos los requerimientos del niño
  • El retraso en la introducción de alimentos potencialmente alergénicos puede incrementar el riesgo de alergias alimentarias
  • Rechazo a texturas grumosas
  • Retraso en el desarrollo de habilidades motoras orales.
  • Menor aceptación de alimentos.

Para recordar:

La leche materna es el mejor alimento que puede recibir un bebé de manera exclusiva hasta los 6 meses de edad, pero en caso de no poder hacerlo, una formula infantil cubre los requerimientos del niño.  Si bien hay un rango de inicio de la alimentación complementaria entre el 4to y el 6to mes, es fundamental dar prioridad al consumo de leche materna y por lo tanto, en la mayoría de los casos, la alimentación complementaria se estaría iniciando a los 6 meses de edad.

Esta información ha sido elaborada bajo las respectivas recomendaciones de nuestra embajadora Dra. Diana Salazar Médica Nutrióloga, especialista en nutrición materna e infantil.

DIANA SALAZAR

INSTAGRAM:  @nutriendomibebe

Dra. Diana Salazar
Nutrióloga
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

Te puede interesar…