¿En qué casos se debe realizar una cesárea?

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud practicar una cesárea solo es realmente necesario entre el 10% y el 15% de los nacimientos anuales en un país. Sin embargo, hasta el año 2018 Colombia había sobrepasado drásticamente esta cifra y alcanzando casi un 46% de nacimientos practicados mediante el procedimiento de cesárea. Si bien esta práctica se considera ideal para salvaguardar la salud de la mamá y el bebé cuando un parto natural no es una opción, el ginecólogo u obstetra deberá recurrir a esa práctica solo cuando se considera estrictamente necesario para lograr la extracción del bebé. Pero, ¿Sobre qué circunstancias toma esta decisión? Las razones son múltiples, pero las más comunes para realizar una indicación de cesárea, son las siguientes:

Posición del bebé:

Cómo es sabido, para que un parto natural se de en condiciones óptimas, el bebé debe estar en posición cefálica, es decir, con su cabecita apuntando al canal vaginal. Normalmente el bebé se acomoda en esta posición entre la semana 28 y la semana 32, sin embargo, esto puede variar de mujer a mujer. Cuando el bebé no toma esta posición, y por el contrario, permanece sentado o atravesado dentro del útero, es muy probable que el especialista opte por indicar una cesárea, ya que en este caso, este procedimiento resulta menos riesgoso para la salud del bebé.

Embarazos de dos o más bebés:

Cuando la gestación es de dos bebés, es probable que también se realice una indicación de cesárea. Aunque existen algunas excepciones donde no será necesario, por ejemplo, si los bebés se encuentran en una placenta diferente cada uno, y la posición de ambos es la adecuada para el nacimiento natural, no se tendrá que recurrir a esta práctica. Será posible un parto natural si los bebés se encuentran en placenta separada y uno de ellos se encuentra en posición cefálica y el otro en posición podálica.

cesarea

Por el contrario, cuando los bebés comparten la misma placenta, están placenta separada pero no se acomodan en posición cefálica, o el embarazo es de tres o más bebés, será estrictamente necesario programar una cesárea; Normalmente esta se programa para la semana 36 si los bebés se encuentran en una misma placenta o dos sacos, o por el contrario, se esperaría a la semana 38 para realizar el procedimiento.

Capacidad pélvica insuficiente:

Esto se refiere a la desproporción del tamaño del bebé en relación a la capacidad pélvica de la mamá. No existe un peso ideal establecido para el bebé, esto es muy relativo a las proporciones de la mamá. Es decir, una mujer de mayor altura o talla, tendrá la capacidad de dar a luz un bebé más grande, mientras que una mujer más delgada o de estatura media o baja, tendrá una capacidad pélvica más estrecha, según sus proporciones. Naturalmente, el bebé pesará y medirá conforme a las características anatómicas de la mamá, sin embargo, cuando esto no se cumple, el ginecólogo o especialista encargado de llevar los controles durante la gestación determinará, en las últimas semanas, la indicación de una cesárea.

cesarea

Enfermedades de transmisión sexual:

Cuando la mamá tiene una enfermedad de transmisión sexual activa durante el momento del parto, será necesario una indicación de cesárea. Por ejemplo, si al momento de dar a luz se presentan herpes o el contagio activo de VIH, para prevenir el contagio al bebé, se indicará una cesárea para su nacimiento.

Inducción fallida de parto

Normalmente el nacimiento del bebé se debe dar entre la semana 39, 40, o máximo a la semana 41. Si al acercarse o finalizar esta última semana, la labor de parto no ha iniciado de manera natural, es probable que el especialista determine el suministro de medicamentos para incentivar el inicio de la labor de parto, si estos esfuerzos resultan fallidos, será necesario indicar una cesárea.

Trabajo de parto por encima del tiempo ideal:

Aunque los lapsos en cada mujer son diferentes, se espera que después de romper fuente, no pasen más de 18 horas del trabajo de parto. Después de este tiempo, el bebé está más propenso a adquirir alguna infección. El especialista encargado determinará en qué caso programar una cesárea, sin embargo, lo ideal es que no pasen más de 24 horas después de la salida del líquido amniótico para se dé el nacimiento natural del bebé.

Estado fetal insatisfactorio:

Esto se refiere a las complicaciones que se puedan presentar durante el trabajo de parto, el especialista recurrirá a maniobras para evitar el padecimiento o riesgo en la salud del bebé, sin embargo, si después de estos esfuerzos él no parece responder o mostrar mejoría, se indicará una cesárea de manera urgente.

Están son las circunstancias más frecuentes en donde se indicaría una cesárea, ya sea de manera programada o determinada de manera urgente durante el trabajo de parto. Otras circunstancias menos frecuentes pueden ser: eclampsia, enfermedades avanzadas de la madre, presencia de placenta previa total o dilatación detenida durante el trabajo de parto.

Técnicas de respiración durante las contracciones ha sido elaborada bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Ayda Castillo Ginecología y obstetricia.

DRA: AYDA CASTILLO

Dra. Ayda Castillo
Ginecología – Obstetricia

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Te puede interesar…