fbpx

Síguenos en nuestras redes

Cómo aliviar los síntomas causados por las vacunas

Uno de los momentos más tensionantes, incluso más para ti cómo mamá o papá que para tu hijo/a, tiene que ver con la aplicación de las vacunas. Seguramente nunca será agradable ver que a tu bebé le pinchen la piel, pero recuerda que la vacunación es fundamental para garantizar su protección contra virus y enfermedades.

Estrategias para el momento de la aplicación de la vacuna

A la hora de vacunar a tu bebé puedes aplicar el método «tetanalgesia» coloquialmente llamado así para hacer referencia a la práctica de amamantar distrayendo al bebé del pinchazo y brindarle mayor confort y tranquilidad. Recuerda que el pecho de mamá es su lugar más seguro, por eso resulta muy efectivo acudir a la lactancia como alivio a este incómodo momento.

Síntomas secundarios de las vacunas en los bebés:

Es normal que las primeras vacunas tengan un efecto muy leve o incluso nulo, se puede presentar enrojecimiento en la zona y una ronchita, o nódulo, que puede ser más pequeño o más grande según la reacción del organismo, sin embargo, estas primeras vacunas no generan mayor malestar.

A medida que el niño o niña crece, las siguientes vacunas sí pueden generar efectos secundarios como fiebre, malestar e irritabilidad, no obstante, no suele ser un síntoma persistente y es de fácil manejo en casa.

Si la fiebre es leve y el niño no se presenta en extremo incómodo, poner ropa ligera o unos pañitos de agua tibia pueden ser suficientes; por el contrario, si la fiebre persiste, el acetaminofén en las dosis suministradas por el pediatra, es el medicamento indicado para tratar este síntoma.

Importante: el acetaminofén se debe suministrar únicamente cuando el niño presenta fiebre después de la vacunación, nunca antes. Esto puede interferir en el efecto protector esperado de la vacuna.

En cuanto a la zona de aplicación de la vacuna, no se recomienda aplicar ningún tipo de cremas sobre la zona enrojecida o la piel, en caso de que se presente mayor molestia, pañitos de agua tibia pueden ayudar a reducirla.

vacuna

Vacunas acelulares:

Las vacunas llamadas acelulares, aunque cuentan con una composición diferente, no significa que afecte en ningún grado su eficacia de protección contra virus y enfermedades. Generalmente, son vacunas suministradas por entidades particulares, a diferencia de las ofrecidas por el gobierno, las cuales son gratuitas.

 Su principal diferencia radica en que los efectos secundarios que se producen, después de su aplicación, son mucho menores. También cuentan con la ventaja de que las dosis son suministradas en menos aplicaciones, es decir, se necesitan menos pinchazos, lo cual puede ser una ventaja importante según las preferencias de los padres. Pero ninguna de estas diferencias está relacionada con una capacidad o índice de protección mayor a las ofrecidas de forma gratuita.

No importa a cuáles vacunas quieras recurrir para proteger a tu bebé, lo importante es hacerlo. Infórmate sobre aquellas vacunas que no se ofrecen en el esquema de vacunación ofrecido por el estado pero que son necesarias, no solo para tu bebé, sino para el núcleo familiar. Y recuerda que, en la gran mayoría de los casos, los síntomas presentados después de la vacunación son muy leves y no requieren atención médica, solo si detectas señales de alarma, será necesario acudir al especialista.

Esta información «Como aliviar los síntomas de las vacunas» ha sido elaborada bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Paula Solano Pediatra y asesora de lactancia.

DRA: PAULA SOLANO

INSTAGRAM:  @drapaulasolanopediatra

Dra. Paula Solano
Médico pediatra

Comparte este articulo

Te puede interesar…