Higiene y cuidado de los primeros dientes del bebé

Reproducir vídeo

Los primeros dientes del bebé suelen aparecer entre los 4 y 7 meses, no obstante, en algunos bebés pueden empezar a asomar a los 10, 12 meses o incluso después.

Varias entidades de la salud recomiendan visitar al dentista infantil una vez haya aparecido el primer diente, que suele ser un incisivo central inferior, es decir, los dientes de la parte frontal en la parte de abajo.

El odontopediatra será en encargado de evaluar que todo transcurra con normalidad y brindará algunas recomendaciones sobre los cuidados y hábitos de higiene, lo cual es fundamental para prevenir enfermedades periodontales como la aparición de caries en la infancia e incluso la vida adulta.

Limpieza de los primeros dientes

Al igual que la visita al dentista, se debe iniciar una rutina de limpieza una vez haya asomado el primer o los primeros dientes, incluso desde este momento pueden aparecer caries en caso de que se carezca de una buena higiene.

Lo indicado es utilizar un cepillo especial para bebés y aplicar un poco de crema dental con flúor, aproximadamente, en la cantidad similar a un grano de arroz; esta es la cantidad que se debe aplicar hasta los 3 años de edad del niño, de ahí en adelante se recomienda incrementar la cantidad de la crema dental al tamaño de una arveja.

Se recomienda hacer este proceso dos veces al día, después de su primera toma de leche en la mañana o su desayuno, y de nuevo en la noche. Cuando el niño sea mayor y tenga implementada una alimentación más familiar con horarios establecidos, se debe hacer la limpieza de los dientes tres veces al día con crema dental y agua.

Consejos para el cuidado de los primeros dientes

  • En caso de que tu bebé tome biberón, evita que se quede dormido con él dentro de su boca, esto propicia la aparición de caries.
  • El azúcar, la panela, la miel, los juegos y los dulces en general, se deben restringir, como mínimo, hasta el primer año del bebé. Sin embargo, entre más se retrase la introducción a su alimentación, mucho mejor.
  • Una rutina de higiene es clave a la hora de implementar un hábito que repercuta positivamente en la salud del niño durante la infancia y su bienestar a futuro.
  • La lactancia no produce caries. Si bien este es un mito muy común, la leche materna contiene inmunoglobulinas que evitan el crecimiento de bacterias que producen caries, así que la lactancia, en lugar de causarlas, las previene.
  • Recuerda que se recomienda continuar con la lactancia, como mínimo, hasta los dos años del bebé, este alimento favorece en muchos sentidos su bienestar y también el de su salud bucal.

«Higiene y cuidado de los primeros dientes del bebé»  ha sido elaborado bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Paula Solano Pediatra y asesora de lactancia.

DRA: PAULA SOLANO

INSTAGRAM:  @drapaulasolanopediatra

Dra. Paula Solano
Pediatra

Comparte este articulo

Te puede interesar…