JUEGA CON TUS HIJOS, TODO LO QUE DEBES SABER Y SU IMPORTANCIA

EL JUEGO es el espacio perfecto para interactuar con tu hijo. Es una fuente inagotable de aprendizaje y es perfecto para estrechar el vínculo afectivo de tu hijo hacia ti, sus amigos o los adultos que lo cuidan. Los niños necesitan jugar para crecer y desarrollar sus capacidades. Ahora que sabes la importancia del juego, sigue leyendo y conoce más:

El juego tiene 3 objetivos:

  1. Desarrollar vínculos
  2. Disfrute
  3. Aprendizaje

 

Juegos en las primeras etapas: ¿En qué etapa está tu hijo?

  • 0 a 2 años: El Juego de práctica se lleva a cabo durante los dos primeros años de vida. Consiste en actividades repetitivas que contribuyen al desarrollo de habilidades motrices. Desde el nacimiento los bebes son observadores de sus cuidadores, comienzan a participar en juegos de imitación compartidos que constan en copiar expresiones faciales movimientos y sonidos del adulto.

En estos primeros años, el juego del niño se limita a la manipulación de objetos, partes de su cuerpo o juguetes, y el vínculo con un cuidador que lo motiva y estimula. Más tarde, entra en los juegos imaginarios, en los cuales da rienda suelta a la imaginación y creatividad.

  • A partir de los 2 años: Ya alrededor de los dos años su juego incluye mucho movimiento físico y espera ver como su cuerpo actúa sobre los objetos y sobre otras personas. Aquí, con el desarrollo del lenguaje, notarás que empieza a utilizar objetos y los transforma en un símbolo, “como si fuera”.

TIPOS DE JUEGOS

Aquí te presentamos los tipos de juego más comunes en estas etapas:

  • Juego solitario o individual: Tu hijo pone sus propias reglas y se retroalimenta con su interacción con los objetos o la naturaleza.
  • Juego paralelo Aquí los niños no tienen comunicación directa, disfrutan del mismo espacio, pero cada uno en su actividad. Este juego demuestra a tu hijo cuales son los límites del otro, cuándo y cómo intervenir socialmente e iniciar a negociar. Implica respeto y aceptación del otro y comienza a generar ideas y a solucionar problemas.
  • Juego de roles o simbólico (como si fuera…) La infancia es la “temporada alta” de juego imaginativo, en época en la que florece el “fingir” y los juegos simples se convierten en una elaborada trama y en la negociación de roles de “simulación”.
  • Juegos motores: Actividades de parque, carreras, piscina libre y esporádica, son indispensables y naturales en la primera infancia, ya que el desarrollo motor estimula lo cognitivo, creativo y social. Tu hijo aprenderá a conocer las capacidades de su cuerpo, esto hará que se sienta hábil y capaz, además, aprenderá a medir el peligro.
  • Juegos intelectuales: Lectura de cuentos. Este tipo de juego está directamente relacionado con el aprendizaje. A través de los cuentos los niños entran en un nuevo mundo lleno de aventuras y cosas nuevas por descubrir, y lo más importante, forja una relación con su mundo emocional
  • Juego en la naturaleza: La naturaleza no tiene que ser un bosque o una selva, el jardín en la zona social urbana es suficiente, un árbol una arenera o una zona verde le permite al niño explorar y satisfacer su curiosidad.
  • Juegos de rutina con papá y mama: Son actividades que realizan mamá o papá por gusto, por roles o por necesidad y los niños pueden “jugar y ayudar”.

TODOS PREPARADOS PARA JUGAR

El espacio:

Es importante que el espacio este organizado y no recargado visualmente. En el caso del arte y actividades sensoriales, puedes disponer de un área que pueda ensuciarse y sea fácil organización para que tu hijo se sienta libre de usar los elementos y disfrutar sin estrés. Las habitaciones de los niños por lo general contienen juguetes y muñecos, es importantes que no se expongan como almacenes llenos de material para elegir. Esto le impedirá a tu hijo centrarse y disfrutar la actividad, ya que tiende a picar por cada juguete y dejarlo en corto tiempo sin aprovecharlo.

Concede el tiempo suficiente:

El tiempo no es solo el domingo o antes de la rutina de dormir. El en carro, haciendo una fila, en el supermercado o mientras dormimos a nuestros hijos aparece una oportunidad maravillosa de juego. En el cambio de pañal o mientras comemos, podemos encontrar un espacio lúdico. Deja volar la imaginación. Lo que hoy juguemos en la mesa es lo que mañana conversemos en la mesa…

Juego inteligente

La invitación es volver a lo simple. Observa a tu hijo y entiende qué necesita según la etapa de desarrollo en qué se encuentre. Si tiene 6 meses probablemente necesite un aceite para un masaje y no una muñeca. Si tiene un año, unos elementos sonoros o frascos y no una pista de carros; si tiene 2 años unos cubos, masas y arenera, y no un carro a control remoto o una Barbie; si tiene tres años unos colores y papel blanco, en lugar de un Ipad. Tu rol es “estirar el material” “sacarle el jugo” a lo que tengas.

En cuestión de juguetes, menos, es más, ya que disponer de menos es un estímulo para usarlos de forma creativa e imaginativa

El aire libre

Es el espacio perfecto y natural para el juego libre. Las cosas están equilibradamente dispuestas y diseñadas para todas las edades y gustos. Es el ambiente ideal para aprovechar su capacidad física y las ideas para relacionarse con el mundo y construir uno dinámico y maravilloso.

Ahora que ya sabes conoces más, aplica estos consejos a la hora de jugar con tu hijo:

  1. Vuélvete niño
  2. Observa, observa y luego observa
  3. Utiliza la pregunta
  4. No interfieras
  5. Modela
  6. Motívalo y genera confianza
  7. Se organizado/a y termina siempre lo que se inició
  8. Concéntrate, improvisa y disfruta mucho

Referencias

  1. David Elkind, The Power of Play. Cambridge, MA: Da Capo Press, 20017

  2. Kathy Hirsh-Pasek, Roberta Michnick golinkoff, Amandate for payful Learning in Preschool. Oxford University Press, 2009.

  3. Jean Piaget

  4. Trevarthen, 2005, pag 95

  5. Thompson, 2008, pag.8

  6. Bigelow y otros, 2004 pag.518

  7. (“responsive companionchip” Travaethen, 2012, pag.176

  8. Smilansky, 1968

Esta información ha sido elaborada bajo las respectivas recomendaciones de Juanita Boada, Coach logoterapeutico, Consultora en Educación y conferencista en temas de Crianza y Educación.

Comparte este articulo

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Te puede interesar…