JUEGA CON TUS HIJOS, TODO LO QUE DEBES SABER Y SU IMPORTANCIA

EL JUEGO es el espacio perfecto para interactuar con tu hijo. Es una fuente inagotable de aprendizaje y es perfecto para estrechar el vínculo afectivo de tu hijo hacia ti, sus amigos o los adultos que lo cuidan. Los niños necesitan jugar para crecer y desarrollar sus capacidades. Ahora que sabes la importancia del juego, sigue leyendo y conoce más:

El juego tiene 3 objetivos:

  1. Desarrollar vínculos
  2. Disfrute
  3. Aprendizaje

 

Juegos en las primeras etapas: ¿En qué etapa está tu hijo?

  • 0 a 2 años: El Juego de práctica se lleva a cabo durante los dos primeros años de vida. Consiste en actividades repetitivas que contribuyen al desarrollo de habilidades motrices. Desde el nacimiento los bebes son observadores de sus cuidadores, comienzan a participar en juegos de imitación compartidos que constan en copiar expresiones faciales movimientos y sonidos del adulto.

En estos primeros años, el juego del niño se limita a la manipulación de objetos, partes de su cuerpo o juguetes, y el vínculo con un cuidador que lo motiva y estimula. Más tarde, entra en los juegos imaginarios, en los cuales da rienda suelta a la imaginación y creatividad.

  • A partir de los 2 años: Ya alrededor de los dos años su juego incluye mucho movimiento físico y espera ver como su cuerpo actúa sobre los objetos y sobre otras personas. Aquí, con el desarrollo del lenguaje, notarás que empieza a utilizar objetos y los transforma en un símbolo, “como si fuera”.

TIPOS DE JUEGOS

Aquí te presentamos los tipos de juego más comunes en estas etapas:

  • Juego solitario o individual: Tu hijo pone sus propias reglas y se retroalimenta con su interacción con los objetos o la naturaleza.
  • Juego paralelo Aquí los niños no tienen comunicación directa, disfrutan del mismo espacio, pero cada uno en su actividad. Este juego demuestra a tu hijo cuales son los límites del otro, cuándo y cómo intervenir socialmente e iniciar a negociar. Implica respeto y aceptación del otro y comienza a generar ideas y a solucionar problemas.
  • Juego de roles o simbólico (como si fuera…) La infancia es la “temporada alta” de juego imaginativo, en época en la que florece el “fingir” y los juegos simples se convierten en una elaborada trama y en la negociación de roles de “simulación”.
  • Juegos motores: Actividades de parque, carreras, piscina libre y esporádica, son indispensables y naturales en la primera infancia, ya que el desarrollo motor estimula lo cognitivo, creativo y social. Tu hijo aprenderá a conocer las capacidades de su cuerpo, esto hará que se sienta hábil y capaz, además, aprenderá a medir el peligro.
  • Juegos intelectuales: Lectura de cuentos. Este tipo de juego está directamente relacionado con el aprendizaje. A través de los cuentos los niños entran en un nuevo mundo lleno de aventuras y cosas nuevas por descubrir, y lo más importante, forja una relación con su mundo emocional
  • Juego en la naturaleza: La naturaleza no tiene que ser un bosque o una selva, el jardín en la zona social urbana es suficiente, un árbol una arenera o una zona verde le permite al niño explorar y satisfacer su curiosidad.
  • Juegos de rutina con papá y mama: Son actividades que realizan mamá o papá por gusto, por roles o por necesidad y los niños pueden “jugar y ayudar”.