Grietas en los pezones: Claves para prevenirlas y cómo curarlas

Reproducir vídeo

Una de las complicaciones más comunes durante la lactancia son las grietas en los pezones, esta afectación y la sensación de la mamá de no producir suficiente leche, son las dos razones más comunes para el abandono temprano de la lactancia.

Las grietas son heridas en la zona de los pezones que pueden ser muy dolorosas e incluso llegar a sangrar, la principal causa es una mala técnica a la hora de amamantar, es decir, el bebé no se agarra correctamente al seno.

¿Preparar los pezones desde el embarazo?

Un mito muy común indica que los pezones requieren preparación para evitar las grietas, sin embargo, esto es completamente falso. No es necesario ningún tipo práctica o producto para preparar los pezones o los senos. El único método efectivo, es el conocimiento, contar con mucha información te ayudará a prevenir complicaciones durante tu proceso de lactancia.

Cómo prevenir las grietas en los pezones durante la lactancia

Lo primero que debes saber es que las grietas o heridas en los pezones, no son normales. Se deben a una mala técnica al momento de amamantar y se pueden prevenir, tampoco es cierto que el pezón adquiere una especie de «callo». No debes normalizar ningún tipo de dolor durante la lactancia. Si deseas prevenir las grietas, lo ideal es verificar un correcto agarre del bebé al pecho desde el inicio de la lactancia.

El agarre del bebé al pecho

Un correcto agarre del bebé al pecho, involucra que abarque con su boquita gran parte de la areola, es decir, no debe prenderse o succionar directamente el pezón, pues esta fricción constante es lo que produce las dolorosas grietas.

Para poner a tu bebé al pecho, asegúrate de que abra muy grande su boquita antes de prenderse, en este momento, introduce el seno. Sus mejillas debes verse redondas y llenas, y el pezón debe quedar en la parte de atrás del paladar del bebé, el labio de abajo debe verse evertido y su boquita abarcar la mayor parte de la areola.

La succión del bebé al amamantar

Mientras sube la leche tu bebé succionará más rápido, una vez ha empezado a fluir, el ritmo ralentiza y notarás que tu bebé respira controladamente haciendo pausas para deglutir. En la parte inferior del seno bajo del pezón, debes sentir su lengua haciendo un movimiento ondulatorio, es la forma de estimular las glándulas para que la leche salga.

Como ves, si el bebé se prende únicamente del pezón, no solo resultará muy doloroso, también hará que su alimentación sea inefectiva, pues al succionar el pezón no estará estimulando las glándulas mamarias para que salga la leche.

Si duele, corrige el agarre

Es poco probable lograr un agarre correcto al primer momento de poner a tu bebé al pecho. La realidad es que requiere práctica y posiblemente debas intentarlo una y otra vez, pero recuerda que es un proceso de aprendizaje.

Cómo aliviar las grietas en los pezones

Fundamental, corrige el agarre, si no solucionas esto, no solo no sanarán tus pezones, sino que puede que las grietas empeoren y se conviertan en heridas abiertas. Deja tus pezones al aire libre el mayor tiempo posible, no los laves después de las tomas pues esto puede resecarlos. La ventilación hará que sanen más rápido.

Anteriormente se recomendaba aplicar alguna crema con lanolina, sin embargo, recientes recomendaciones indican que lo ideal es no aplicar ningún producto, pues mantener la zona húmeda hará que tarde más en sanar.

Si bien se ha dicho que la leche materna podría ayudar a curar las grietas, este método también es controvertido, pues bien sabemos que la leche materna es un tejido vivo, contiene millones de microorganismos que pueden hacer que tarde más el alivio.

Corrigiendo el agarre y permitiendo que llegue aire a los pezones, en algunos días notarás una gran mejoría.

Evita estas prácticas para curar las grietas

  • Pezoneras: Si bien pueden ayudar para que sea menos incómodo, esto no soluciona el desencadenante, pues tu bebé no aprenderá a agarrarse de manera efectiva, se acostumbrará a las pezoneras y después será difícil quitarlas.
  • No dejes de ofrecer el pecho. En la medida de lo posible, evita dejar de ofrecer el pecho del pezón lastimado. Esto puede disminuir tu producción de leche al no tener un estímulo constante.
  • No normalices el dolor. Normalizar el dolor o la incomodidad al amamantar provocará complicaciones como grietas, heridas y terminar en un destete precoz.

Recuerda, la lactancia no debe doler. Al inicio deberás verificar constantemente el agarre y estar al tanto de este factor cada vez que pongas al pecho a tu bebé, pero como todo, se trata de práctica, una vez has logrado la técnica, todo fluirá naturalmente.

«Grietas en los pezones»  ha sido elaborado bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Paula Solano Pediatra y asesora de lactancia.

DRA: PAULA SOLANO

INSTAGRAM:  @drapaulasolanopediatra

Dra. Paula Solano
Pediatra

Comparte este articulo

Te puede interesar…