Alimentación complementaria

Texturas, cortes y presentación de los alimentos

Reproducir vídeo

El inicio de la alimentación complementaria es un proceso emocionante y también retador. El método que elijas para empezar a ofrecer nuevos alimentos dependerá del neurodesarrollo de tu bebé. Pero aún más importante que elegir un método específico, es especialmente importante que mamá, papá y bebé se sientas cómodos y seguros al iniciar esta nueva etapa.

Métodos para la introducción de alimentos

Papillas, BLW o BLISS, tu especialista te indicará cuál es la mejor forma de iniciar. De esto dependerá la presentación de los alimentos que ofrezcas a tu bebé.

Papillas o triturados

Este método tradicional es uno de los preferidos por mamá y papá ya que brinda una sensación de mayor seguridad y permite ofrecer casi cualquier alimento al bebé sin preocuparse por el riesgo de atragantamiento.

Si bien es necesario triturar el alimento que se va a ofrecer, no se recomienda licuarlo o procesarlo hasta el punto de quedar líquido. Idealmente se debe ofrecer como un puré, con algunos grumos suaves y pequeños, esto con el fin de que el bebé pueda percibir las texturas y se familiarice con ellas.

Tampoco se recomienda mezclar varios alimentos, esto impedirá que tu bebé conozca el sabor real de cada uno, además impedirá identificar el alimento causante de una alergia en caso de que se presente.

Todo sobre el método BLW

BLW Y BLISS

Estos métodos consisten en ofrecer alimentos sólidos en cortes y texturas seguras, a diferencia de las papillas, se permite al bebé agarrar el alimento con su mano, es decir, no se administra a través de una cuchara. Por eso es muy importante que las características de estos alimentos sean seguras.

Aquí algunos consejos básicos:

  • El alimento debe tener una consistencia blanda.
  • Tu bebé debe poder tomarlo con una mano y llevarlo a su boca.
  • Se sugiere que cada alimento tenga el grosor de un dedo índice, de esta manera tu bebé podrá agarrarlo.
  • Las verduras deben ser cocidas al vapor para ablandarlas y obtener la textura ideal, así el bebé podrá deshacerlas con sus encías.

Importante:

No se deben ofrecer alimentos redondos enteros, como las uvas, uchuvas o mamoncillos. También debes evitar los frutos secos enteros, como las almendras o nueces, u otros como palomitas de maíz, su textura es difícil de masticar, por lo que representan alto riesgo de atragantamiento.

Tip: Para saber si un alimento es apto para tu bebé, haz la siguiente prueba. Ponlo sobre tu lengua e intenta triturarlo empujándolo hacia tu paladar, si se deshace fácilmente, es seguro.

Recuerda que antes de iniciar con algún método, es importante contar con una asesoría profesional en alimentación complementaria. Esta es la mejor manera para asegurar una experiencia segura y satisfactorias para toda la familia.

«Alimentos para tu bebé | Texturas y cortes seguros»  ha sido elaborado bajo las respectivas recomendaciones de  Romina Sánchez Nutricionista

INSTAGRAM:  @nutricionistaromina

Comparte este articulo

Te puede interesar…