fbpx

Síguenos en nuestras redes

Cuidados extra con bebés prematuros

Reproducir vídeo

Cómo prevenir enfermedades e infecciones

Todos los bebés nacen con sus órganos y sistemas aún inmaduros, por lo que depende totalmente de sus cuidadores, idealmente mamá y papá, para satisfacer sus demandas y propiciar su adecuado desarrollo.

Pese a que todos los bebés necesitan cuidados rigurosos, aquellos nacidos antes de las 37 semanas cumplidas de gestación son aún más vulnerables y, por lo tanto, sus cuidados deben ser más estrictos.

La inmadurez de un bebé prematuro

El sistema inmunológico de un bebé nacido pretérmino no está lo suficientemente fortalecido para combatir enfermedades con la misma eficacia que el organismo de un bebé nacido en las semanas establecidas y, por lo tanto, son más vulnerables a contraer infecciones, sobre todo de carácter respiratorio.

Es por eso que en muchos casos se toma la determinación de hospitalizar al bebé y ponerlo a vigilancia de profesionales 24/7, garantizando una correcta alimentación, temperatura y estrictos cuidados.

Una vez el médico da de alta al bebé y sus padres pueden llevarlo a casa, podrían haber algunas recomendaciones específicas en cuanto al patrón de alimentación, además se debe practicar el método canguro, ya que se ha demostrado que el contacto piel con piel favorece su desarrollo y propicia la regulación de sus funciones.

prematuro
prematuro

Cuidados que debes tener en cuenta si tienes un bebé prematuro en casa

Estas recomendaciones aplican para mamá y papá, pero también para cualquier persona que esté en contacto o cerca al bebé:

  • Vacuna contra la tos ferina de todos los que convivan en el hogar.
  • Higiene y lavado de manos antes de tener contacto con el bebé.
  • Restringir visitas y así prevenir el riesgo de contagio de resfriados u otros virus que podrían portar quienes entren a casa.
  • Evita los lugares públicos, ambientes contaminados o donde haya aglomeración de personas.
  • Debes tener especial cuidado con las vacunas, son indispensables para la prevención de cualquier enfermedad.
  • Controla su temperatura corporal regularmente. Si excede los 37.5° o, por el contrario, no alcanza los 36°, consulta de inmediato a tu especialista.

Recuerda que su comportamiento y sus ciclos de alimentación y sueño son diferente a los de un bebé nacido a término. Ten paciencia, acompaña su desarrollo y recuerda que la lactancia y el apego son dos medidas claves para criar a un bebé sano y feliz.

Por último, es indispensable seguir estrictamente las recomendaciones del médico pediatra o neonatólogo que lleva el proceso del bebé, sus recomendaciones están diseñadas para atender sus necesidades específicas.

Esta información ha sido elaborada bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Pilar Hoyos Pediatra y asesora de lactancia materna.

DRA. PILAR HOYOS

INSTAGRAM:  @drapilarhoyos

Comparte este articulo

Te puede interesar…