Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Síguenos en nuestras redes

Vitaminas en el embarazo

Durante el proceso de gestación el cuerpo de mamá hace un esfuerzo extra para crear y desarrollar esa nueva vida que crece adentro, y si bien la mayoría de nutrientes deben provenir de los alimentos que se consumen, esto no significa que se debe comer por dos, pero sí para dos.

¿Qué son las vitaminas prenatales y cuándo empezar a consumirlas?

Son suplementos que debe consumir una mujer antes de la concepción con el fin de preparar su organismo para la gestación y durante su embarazo para suplir las vitaminas y minerales tanto de ella como de su bebé. Lo ideal es empezar a preparar el organismo incluso unas semanas antes de la concepción, y será el especialista la persona idónea para evaluar y diagnosticar los suplementos que se requieren según las necesidades de cada mujer.

¿Qué vitaminas consumir?

Existen muchas marcas de vitaminas prenatales que incluyen la gran mayoría nutrientes extra requeridos durante el proceso de gestación, en su empaque se pueden encontrar el tipo de vitaminas, minerales y la cantidad contenida por unidad en su respectiva presentación.

Como panorama general y según los requerimientos comunes de una mujer en embarazo, las vitaminas que se recomiendan consumir como suplemento extra son:

Ácido fólico

El ácido fólico es uno de los suplementos más sugeridos para empezar a preparar el organismo y también para consumirlo durante el embarazo, este es un tipo de vitamina B que ayuda al desarrollo óptimo de las células del cuerpo y previene anomalías que puedan presentarse en el cerebro y de la médula espinal del bebé.

Sobre la dosis, en términos generales se recomienda consumir 400 microgramos de ácido fólico de forma diaria durante el mes anterior al embarazo y 600 microgramos diarios a lo largo de la gestación. Sin embargo, es importante consultar al especialista quien determinará la dosis adecuada según las características de la mujer.

Hierro

El hierro ayuda a los glóbulos rojos a transportar el oxígeno requerido por todos los órganos y tejidos, y teniendo en cuenta que el volumen de sangre durante la gestación se incrementa, es indispensable contar con la cantidad necesaria de hierro para reducir el riesgo de que la mamá padezca de anemia y el bebé nazca de forma prematura.

Además se puede encontrar hierro en alimentos como las carnes rojas, los mariscos, las legumbres y algunos cereales. Sin embargo, se estima que una mujer embarazada debe consumir el doble de hierro que una mujer que no se encuentra en proceso de gestación, por lo tanto, incluirlo como un suplemento prenatal ayuda a prevenir que escasee la cantidad necesaria que requiere el organismo. El consumo diario de hierro recomendado es de 27 miligramos durante la gestación.

Calcio

Este mineral es imprescindible para fortalecer los huesos y dientes tanto de la madre como del bebé en desarrollo, así como su sistema nervioso y los músculos en formación. Se recomienda pasar de un consumo diario de entre 900 a 1000 mg al día para una mujer que no esté en embarazo, a 1200 o 1300 mg diarios para una mujer que se encuentre en gestación.

Para asegurarse de consumir la cantidad necesaria de calcio durante el embarazo, sin embargo se puede consumir como un suplemento extra en la dieta regular y también incluirlo a través de los alimentos ricos en calcio como la leche, los lácteos, el queso o el yogur. 

En el caso de mujeres que no toleren la lactosa, el brócoli, las legumbres, las sardinas y las verduras verdes son excelentes opciones.

Vitamina D

Esta vitamina es la encargada de que el cuerpo absorba el calcio necesario, permitiendo así el correcto desarrollo y fortalecimientos de los huesos, dientes, la capacidad audiovisual y la piel sana del bebé. Se puede encontrar esta vitamina en alimentos como el salmón, el atún, la yema de huevo y la leche. Así mismo, es importante exponerse moderadamente a los rayos solares ya que esta vitamina se absorbe también a través de la piel. Como suplemento dietario se recomienda su consumo en una cantidad de 15 microgramos diarios.

Yodo

El yodo es un mineral que ayuda al correcto funcionamiento de la glándula tiroidea, así mismo, asegura el óptimo desarrollo del cerebro y el sistema nervioso del bebé. Para una mujer en embarazo se recomienda una ingesta diaria de yodo de 150 microgramos

Este mineral se encuentra en alimentos como los mariscos, pescados, los huevos y las algas, pero debido a que la cantidad requerida diaria durante la gestación aumenta, por tanto se puede consumir de forma extra a través de un suplemento prenatal.

Teniendo en cuenta que el requerimiento diario de estas vitaminas y minerales incrementa durante la gestación, es importante garantizar su ingesta en las cantidades requeridas. Como primera recomendación, es importante acudir al especialista quien dictaminará el tipo de suplementos y las cantidades necesarias para su consumo. 

Además, se recomienda que, a la hora de elegir un producto del mercado de vitaminas prenatales, este contenga las vitaminas y minerales anteriormente mencionados, así como vitamina C, vitamina A, vitamina E, zinc, cobre y magnesio.

Esta información Vitaminas en el embarazo ha sido elaborada bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Alejandra Galofre Ginecóloga Obstetra

DRA: ALEJANDRA GALOFRE

INSTAGRAM:  @ginecoalegalofre

Comparte este articulo

galofre
Dra. Alejandra Galofre
Ginecóloga obstetra

Te puede interesar…