Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Síguenos en nuestras redes

estres_embarazo

El estrés en el embarazo aumenta el riesgo de autismo, obesidad y cólicos del lactante en el bebé.

Un reciente estudio realizado por la Universidad de Granada, investigó los efectos sobre la mamá y su bebé al estar expuestas a altos niveles de estrés durante el proceso de gestación. Se encontró que aquellas mamás que experimentan estos estados mentales tóxicos, tenían mayor riesgo de desarrollar depresión posparto, o de que su bebé presentara autismo, obesidad o sufriera de cólicos en sus primeros meses.

La investigación publicada en la revista científica Journal of Developmental Origins of Health and Disease, evalúo a 65 millones de mujeres y sus bebés, una parte de esta amplia muestra fueron mujeres embarazadas, la otra parte, mamás y sus recién nacidos residentes en varios países de diferentes países de Europa, Norte de América, Asia y Oceanía.

Consecuencias durante el embarazo y el parto

Los altos niveles de estrés durante el embarazo se asociaron a un mayor riesgo para la mamá en embarazo de padecer diabetes gestacional, preeclampsia y desarrollar depresión posparto. Además, también se relaciona con mayor riesgo de que el bebé nazca de forma prematuridad y de bajo peso al nacer.

Efectos sobre la salud del bebé, su niñez y vida adulta

Los efectos del estrés durante el embarazo tienen consecuencias no solo durante el mismo proceso de gestación y el parto, también repercute la calidad de vida del bebé a lo largo de su infancia y vida adulta.

Se descubrió que los niños de estas madres tenían mayor predisposición a desarrollar autismo, obesidad a futuro y sufrir de cólicos del lactante.

También se encontró que el estrés genera cambios en las bacterias que comúnmente viven en el intestino materno. El microbiota intestinal interviene en procesos cerebrales y digestivos del bebé.

¿Por qué el estrés durante el embarazo puede afectar al bebé durante toda su vida?

El estrés psicológico durante la gestación altera diferentes componentes a nivel fisiológico, por ejemplo, aumenta la hormona cortisol y neurotransmisores como la dopamina, estos componentes son capaces de atravesar la placenta y generar efectos en el feto que se desarrolla dentro del útero.

Estos hallazgos generan preocupación debido al gran impacto del estado emocional y psicológico sobre la salud de la madre y su hijo a lo largo de varios años, no obstante, el principal investigador del estudio señala que la lista podría ser aún mayor.

Fuentes de los estudios:

https://www.cambridge.org

Te puede interesar…