Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Síguenos en nuestras redes

Guía Completa del Sueño del Bebé Durante el Primer Año: Consejos para Padres

El sueño del bebé es un tema crucial durante el primer año de vida de los niños. No solo afecta el desarrollo del bebé, sino también la salud física y mental de los padres. En esta guía completa, exploraremos las diferentes etapas del sueño del bebé, los patrones de sueño en los primeros meses, cómo crear un ambiente propicio para el sueño y compartiremos consejos prácticos para establecer una rutina de sueño adecuada.

Las Etapas del Sueño del Bebé

Los bebés experimentan, principalmente, dos etapas de sueño: el sueño REM (que se caracteriza por ser la etapa en donde hay movimiento rápido de los ojos) y el sueño no REM. Estas etapas cambian a medida que el bebé crece durante su primer año de vida, hasta alcanzar un total de 5 fases de sueño en la vida adulta. Durante el REM, los sueños son más vívidos y, en el no REM, el cuerpo se regenera, se consolida el aprendizaje y la memoria.

Comprender estas etapas es esencial para saber qué esperar en cada etapa del desarrollo de tu bebé.

Patrones de Sueño del Bebé en los Primeros Meses

Durante las primeras semanas, los recién nacidos duermen en promedio de 14 a 17 horas al día, con frecuentes despertares para alimentarse. Las siestas son cortas y frecuentes. Es importante comprender estos patrones para ajustar las expectativas y garantizar que el bebé duerma lo suficiente.

A los 3 meses un bebé duerme, aproximadamente, 15 horas totales en un lapso de 24 horas, a los 6 meses un total de 14 horas en el mismo rango de tiempo. Esto es solo una referencia, cada bebé es un mundo.

A medida que el bebé va creciendo, sus horas de sueño van disminuyendo, no obstante, este proceso es paulatino. Sobre todo durante los primeros meses son frecuentes y necesarios los despertares nocturnos, de igual forma, las siestas juegan un papel crucial para el bienestar y desarrollo del bebé.

Creando un Ambiente Propicio para el Sueño

Ya sea que decidas hacer colecho con tu bebé o dejarle dormir en su propia cuna, un ambiente adecuado es esencial para el sueño del bebé. Mantén la habitación a una temperatura cómoda, asegúrate de propiciar un lugar seguro, evitando objetos como almohadas o peluches en el lugar donde duerme tu bebé y recuerda que durante el primer año los bebés deben ser acostados sobre su espalda, no de lado ni boca abajo, esta es la posición más segura y reduce el riesgo de muerte súbita.

Consejos para Establecer una Rutina de Sueño para tu bebé

Establecer una rutina de sueño desde temprana edad es clave para ayudar a los bebés a dormir mejor. Es importante que al llegar la noche el ambiente sea favorecedor para el descanso de todos en casa; pon luces más suaves, baja el tono de tu voz, evita mucho movimiento. 

Por otro lado, intenta mantener una hora de dormir y despertar constante, realiza una rutina relajante antes de acostar a tu bebé, como un baño tibio, un masaje, una canción de cuna, luego el alimento y finalmente el arrullo. Para niños más grandes un cuento funciona muy bien. Estas actividades son solo un ejemplo, puedes elegir las que mejor funcionen para ti, tu bebé, y el núcleo familiar, lo importante es ser consistente. Replica cada noche las mismas actividades en el mismo orden y, en lo posible, en el mismo horario.

Manejo de Despertares Nocturnos

Los despertares nocturnos son comunes en los bebés. A medida que el bebé crece serán menos frecuentes, no obstante, es importante tener expectativas reales sobre este aspecto, ya que es probable que durante el primer año, mamá y papá no puedan pasar la noche de largo. 

No existe ningún entrenamiento o método para “educar” a los bebés en el sueño. Dormir es un proceso evolutivo, ligado al desarrollo cerebral, por lo tanto, prácticas como dejar llorar la bebé, se consideran irrespetuosas y agresivas. No obstante, aplicar algunas prácticas facilitarán el manejo de estos despertares. Por ejemplo, una vez tu bebé llore en la noche, evita prender luces o hacer mucho ruido, intenta mantener un ambiente tranquilo. Si es necesario cambiar el pañal, (solo si es realmente necesario y no puedes esperar al otro día) evita hacer mucho movimiento o aplicar agua, esto activará su cerebro y puede ser más difícil ayudarle a conciliar el sueño de  nuevo.

Transiciones Clave en el Sueño del Bebé

Durante el primer año, es posible que tu bebé haga la transición de la cuna a la cama y de acuerdo a su crecimiento se vayan eliminando algunas siestas y prolongando el tiempo de sueño en las noches. 

Es natural que durante los primeros meses (alrededor  de los 3 o 4 meses), notes que tu bebé cambia el ritmo regular de sueño que venía presentando. Es posible que parezca que se dio un “retroceso” en el hábito de dormir más horas seguidas en la noche y empiece a presentar microdespertares frecuentes, también puede parecer que le es más difícil conciliar el sueño y se muestra irritable. Esta etapa se considera natural y se presenta como parte de la evolución del sueño del bebé, ligado a otros aspecto de su desarrollo, como la alimentación, ya que a lo largo de los 12 meses los bebés experimentan etapas de crecimiento importantes en donde necesitan incrementar y regular su alimentación (esto se conoce también como “crisis” de la lactancia). Más adelante, entre lo 7 a 10 meses aproximadamente,los niños pasan por una etapa conocida como “ansiedad por separación”, esto puede alterar sus hábitos de sueño entre otros comportamientos, no obstante, se trata de fases típicas de su desarrollo, son transitorias y pese a que para  mamá y papá resulte difícil lidiar con ello, en la mayoría de los casos es completamente normal.

En conclusión

El sueño del bebé es esencial para su desarrollo y bienestar. Al comprender las etapas del sueño, establecer rutinas y crear un ambiente propicio, puedes asegurar un sueño saludable para tu bebé. Recuerda que cada bebé es único, así que adapta estas estrategias según sus necesidades específicas. Con el tiempo, podrás disfrutar de noches más tranquilas para todos en casa. Sin embargo, recuerda que la paciencia es la clave. Dile no a los entrenamientos de sueño que son irrespetuosos con su desarrollo, acompaña cada etapa con amor y si consideras que tu bebé presenta un comportamiento atípico, consulta a un profesional para que revise y oriente tu caso puntual.

Fuentes:

Stanford Medicine Children’s Health

La importancia del sueño en la salud del recién nacido y el infante.

Nemours Kids Health. Todo sobre el Sueño.

Comparte este artículo

Te puede interesar…