Tercer mes de lactancia: ¿Pezones agrietados?

Tercer mes de lactancia. Grietas en los pezones: prevención y cómo curarlas.

Mamá, llegó el tercer mes de lactancia. Han sido bastantes las preguntas sobre la manera indicada de alimentar a tu bebé, cómo saber si tiene un agarre correcto, las mejores posturas para ponerlo al pecho, entre muchas otras dudas. Con el paso del tiempo vas superando algunos inconvenientes, pero pueden ir surgiendo otros.

En Gestar con Amor queremos decirte que sí es posible disfrutar de la lactancia y prolongarla por el tiempo que tú y tu bebé lo deseen, solo debes informarte tanto como sea posible y persistir con determinación y constancia.

Hablemos de las grietas en los pezones

Esta complicación es tratable y también bastante común. Los pezones agrietados generan un fuerte dolor y a veces un leve sangrado, inicialmente se ponen algo sensibles y después se enrojecen hasta que empiezan a aparecer las molestas grietas. 

¿Por qué aparecen las grietas en los pezones?

Las grietas son una consecuencia de un mal agarre del bebé al pecho. Se producen debido al roce de su lengua y encías sobre el pezón al momento de succionar. De ahí la importancia de que tu bebé abra muy grande la boquita e introducir la mayor cantidad de areola posible.

 

Cómo tratarlas

Lo primero que debes hacer es corregir el agarre, cualquier cosa que hagas o producto que apliques para sanarlas será en vano si tu bebé te sigue lastimando cada vez que se alimenta. Verifica que tu bebé introduzca buena parte de la areola y que al momento de succionar no sientas que hala o roza el pezón.

No es necesario que laves o limpies los pezones después de cada toma. Si ya presentas grietas procura dejar los pezones al aire libre la mayor cantidad de tiempo posible para oxigenar esta zona. También puedes aplicar un aceite natural hidratante como el aceite de oliva o una crema que contenga lanolina.

Cómo tratarlas

  • Heridas

Una grieta muy avanzada se convertirá en una herida abierta, por lo tanto, y deberás cuidarla como tal. Si el dolor es muy intenso a la hora de amamantar espera un par de días para volver a poner a tu bebé en este seno, pero no dejes de extraer leche, ya sea de manera manual o con la ayuda de un extractor.

  • Infecciones por hongos

Si se presentan grietas en los pezones, es más probable que se presente una infección como una candidiasis. Sentirás picazón en el pezón, calor, ardor y sensibilidad. En este caso lo recomendado es consultar un especialista que te indique un tipo de antimicótico.

Implementos que debes evitar

Aunque las pezoneras pueden sacarte del apuro, lo cierto es que a futuro se pueden convertir en un inconveniente. Su uso puede provocar lo que se conoce como síndrome de confusión de pezón y después será muy difícil que tu bebé quiera agarrar el seno directamente, si no tienes una pezonera puesta. Además, este implemento hace que el bebé trague más aire y, por lo tanto, sufra más de gases y cólicos.

También evitar implementos como las cocas recolectoras, estas hacen que la zona se mantenga húmeda, convirtiendo esta área en un ambiente propicia para el crecimiento de hongos.

Si las molestias persisten o resultan muy intensas y no parecen mejorar con técnicas o remedios en casa, asesórate con un especialista en lactancia materna. Consultar a tiempo puede hacer la diferencia entre una lactancia materna prolongada y exitosa o un destete precoz.

En Gestar con Amor estamos felices de seguirte acompañando y resolviendo todas tus dudas sobre lactancia materna. Esperamos haya sido valiosa esta información y recuerda estar atenta a tu correo, en un par de semanas recibirás más consejos profesionales.

Esta información ha sido elaborada bajo las respectivas recomendaciones de la Doctora Paula Soalno Pediatra y asesora de lactancia.

DRA: PAULA SOLANO

INSTAGRAM:  @drapaulasolanopediatra

Dra. Paula Solano
Médico pediatra

Comparte este articulo

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Te puede interesar…