×

Suscríbete a nuestro semana a semana

Si bien es conocido que la actividad física tiene múltiples beneficios para la salud de la madre durante toda la gestación, nuevos estudios indican que la práctica frecuente de ejercicio programado mejora las condiciones del niño no solo durante la gestación, sino en sus primeros años de vida.
 
El estudio publicado en la revista «Journal of Clinical Medicine», se realizó a través de un seguimiento a más de 1.300 mamás en gestación y a sus hijos durante los siguientes 10 años después del parto.
 
Los resultados más novedosos se manifestaron durante el primer año de vida de los bebés, en donde se reflejó menor incidencia de diabetes y obesidad en comparación con niños cuyas madres habían sido sedentarias en el periodo de gestación. Se evidenció, además, que las mamás también tuvieron beneficios como menor riesgo de hipertensión y otras enfermedades cardiometabólicas después del parto.
 
Estos resultados refuerzan la evidencia sobre los beneficios de la actividad física para el bebé en gestación y la reducción de riesgo de complicaciones, como el desarrollo de un parto pretérmino o la indicación urgente de una cesárea. Por otro lado, otras investigaciones indican que durante la práctica de ejercicio en el embarazo se segregan hormonas que traspasaran la placenta y favorecen así el desarrollo cerebral y cognitivo del bebé, lo que repercute positivamente en su crecimiento durante su niñez.